BRILLOS

Características

La finalidad de un Brillo es la de darle el aspecto final al zapato ya fabricado y listo para empaquetar y enviar al cliente.  Es quizás la parte más importante del proceso del acabado del zapato.  De ella dependerá en gran parte el golpe de atracción que tendrá un zapato en el escaparate para su venta.  Un brillo excesivo o por el contrario bajo, o con aspecto plástico y no natural pueden hacer fracasar este artículo para la venta.  

De todas formas el concepto de Brillo es un poco anticuado, ya que hace pocos años a la mayoría de calzado se le aplicaba un brillo más o menos alto dependiendo si era el cuero empleado Box-Calf, plena flor, rectificado o napa, mientras que hoy en día la moda nos presenta cueros grasos, encerados, etc., con unos productos "TOPS" diferentes a los brillos aplicados en su última capa, grasas, ceras, etc.  En este capítulo sólo nos ocuparemos de los Brillos clásicos aunque sean aún hoy en día muy aplicados. En nuestra firma pueden encontrar brillos de dos tipos:

    4.1 BRILLOS EN BASE DISOLVENTE
    4.2 BRILLOS EN BASE ACUOSA

Los dos tipos de Brillos se diferencian en varias de sus propiedades, aunque las más destacadas son la diferencia en el tiempo del secado, (es más rápido el Brillo Solvente que el Acuoso) mientras que los Brillos Acuosos tienen un tacto más natural, más caliente.  De todas formas es conveniente que cada fabricante ante un modelo nuevo de zapato, con un cuero determinado haga ensayos ayudado por nuestros técnicos para definir el Brillo que usará en el proceso de producción.  

Un punto a tener en cuenta en el momento de elegir un Brillo es el grado de polución que originamos durante la aplicación.  Tienen ventaja normalmente los productos con pocos o sin ningún componente solvente.